fbpx

La izquierda salva a Francia de la extrema derecha y exige a Macron el Gobierno:

El Nuevo Frente Popular gana las elecciones legislativas en segunda vuelta, Agrupación Nacional queda relegada a tercera fuerza y Attal renuncia a ser primer ministro

Ver vídeo / La izquierda francesa y Macron dan la sorpresa y relegan a la ultraderecha al tercer lugar

Reproducir

La izquierda francesa y Macron dan la sorpresa y relegan a la ultraderecha al tercer lugar

Pantalla completa

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • WhatsApp

Sandra Fernández Pérezhttps://twitter.com/sandra_ferperezCadena SER08/07/2024 – 07:33 CEST

Madrid

El cordón sanitario a la extrema derecha en Francia ha funcionado. La coalición de izquierdas, el Nuevo Frente Popular, encabezada por el líder de la Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, ha ganado las elecciones legislativas en segunda vuelta con 182 escaños en la Asamblea Nacional. La izquierda salva al país de la ultraderecha de la Agrupación Nacional de Marine Le Pen y Jordan Bardella, que pese a ganar la primera vuelta, los franceses han decidido situarla como tercera fuerza política, con 143 asientos. Por su parte, los macronistas asumen ya una derrota anunciada el pasado domingo. Juntos por la República consigue 168 escaños, quedando en segundo lugar en un Parlamento endiablado.

¿Quién es Jean-Luc Mélenchon, el líder de la izquierda que podría formar un nuevo Gobierno en Francia?

¿Quién es Jean-Luc Mélenchon, el líder de la izquierda que podría formar un nuevo Gobierno en Francia?

La Asamblea Nacional queda en mano de tres grupos mayoritarios, pero todos ellos lejos de lograr la mayoría absoluta, por lo que esta situación arroja una marea de dudas sobre el nuevo Gobierno y su gobernabilidad para los próximos años. Por el momento, si la alianza de izquierdas y los macronistas se habían puesto de acuerdo para frenar a la extrema derecha en las urnas, parece que no estarán muy por la labor de pactar un nuevo Ejecutivo. «El primer ministro debe irse y Macron debe ceder y admitir esta derrota sin intentar eludirla de ningún modo», ha dicho Mélenchon y ha sido tajante al dejar claro que aplicarán su programa «y solo» su programa.

On va augmenter le SMIC : par décret.

Mais pour obtenir des augmentations dans chaque branche professionnelle, il faudra que vous vous mobilisiez partout.

Notre gouvernement aura l’autorité que le peuple lui donne dans l’action.#ElectionsLegislatives2024 #VictoireNFP pic.twitter.com/OfYNvlIjcj— Jean-Luc Mélenchon (@JLMelenchon) July 7, 2024

El Nuevo Frente Nacional, formado por la Francia Insumisa, el partido socialista, los ecologistas y los comunistas, aspira a hacerse con el Gobierno y Mélenchon ya ha exigido a Macron que nombre primer ministro a algún candidato de la amalgama de partidos de izquierdasEl actual primer ministro, Gabriel Attal, ha reconocido la derrota de su partido y ha decidido dar un paso atrás. «Mañana por la mañana le entregaré mi renuncia al Presidente de la República», ha anunciado Attal, pues reconoce que no han logrado los resultados esperados, aunque ha lamentado el triunfo de la izquierda. «Advertí sobre el riesgo de una mayoría absoluta de la Francia Insumisa o Agrupación Nacional y del riesgo de que nuestro movimiento desaparezca», ha señalado.

Una participación histórica con casi el 70%

Estos comicios han registrado una participación histórica sin precedentes desde 1997. El 67,1% de los franceses ha acudido a las urnas, pero no ha sido suficiente para Agrupación Nacional. Los resultados han dado un vuelco a la primera vuelta, donde el partido de Le Pen fue el más votado con más del 33% de los sufragios. Bardella ha asumido la derrota, pero ha culpado a Macron de «arrojar a Francia a los brazos de la extrema izquierda». «Lamentablemente, la deshonrosa alianza y los peligrosos acuerdos electorales alcanzados esta tarde por Macron y Attal con los partidos de extrema izquierda privan a los franceses de una política de recuperación que, sin embargo, apoyaron ampliamente a la Agrupación Nacional», ha subrayado el presidente de Agrupación Nacional.

Bardella se ha cebado con Macron, quien dice, «no se limitó a empujar al país hacia la incertidumbre y la inestabilidad», sino que además «priva a los franceses de toda respuesta a sus dificultades cotidianas durante muchos meses en medio de una crisis de poder adquisitivo». No obstante, Le Pen, ha lamentado la derrota de su partido, pero ha recordado que han duplicado sus apoyos, por lo que considera que «pone los cimientos de la victoria futura» y no ha pedido la dimisión de Macron, pese a lo que considera un «fracaso» del jefe del Estado.

Únete al canal de WhatsApp de la SER

En assumant de paralyser nos institutions, M. Macron prive les Français de toute réponse à leurs difficultés quotidiennes.

En pleine crise du pouvoir d’achat, alors que l’insécurité frappe durement le pays, la France est privé d’un gouvernement pour agir. #Législatives2024 pic.twitter.com/bUNVEm0Fiw— Jordan Bardella (@J_Bardella) July 7, 2024

El ultraderechista ha sabido situarse en la oposición, pero ha insistido en que la única alternativa para Francia es Agrupación Nacional. «Mientras la inseguridad y el desorden golpean duramente al país, Francia se ve privada de una mayoría, de un gobierno que pueda actuar y, por tanto, de un rumbo claro para recuperar Francia», ha argumentado.

Macron, por su parte, guarda silencio. Después de ser vapuleado tanto por la izquierda como por la extrema derecha, ha decidido no pronunciarse durante la noche electoral y fuentes del Elíseo han confirmado que «esperará a la estructuración de la Nueva Asamblea Nacional para tomar las decisiones necesarias» y que «en su papel de garante de las instituciones, velará para que se respete la decisión soberana de los franceses».

¿Qué escenarios se abren ahora?

La aritmética se complica a partir de esta noche, pues ningún partido ha logrado la mayoría absoluta, que se sitúa en 289 escaños. Ni siquiera se acercan y los 577 asientos de la Asamblea Nacional se pintan muy dispersos. A pesar de que Mélenchon no tiene en cuenta, de momento, a los macronistas para formar el nuevo Gobierno, lo cierto es que necesitaría como mínimo 74 escaños a su favor para poder gobernar cómodamente. De no aceptar al partido de Macron, gobernaría en mayoría simple, por lo que gobernar sería tedioso.

De alcanzar un pacto con Juntos, serían los macronistas quienes podrían imponer sus exigencias y entre ellas, sería difícil aceptar a un candidato de extrema izquierda como primer ministro. Podrían apostar por Olivier Faure, el líder del Partido Socialista, que podría servir de bisagra entre el centro y la Francia Insumisa. «La izquierda hizo nacer una esperanza contra el peligro de la extrema derecha. Francia debe responder a las necesidades de su pueblo, de la guerra, del cambio climático y de las desigualdades», ha destacado este domingo, apostando por la «brújula» del Nuevo Frente Popular.

Los de Le Pen y Los Republicanos tampoco lo tienen mucho más fácil. Ambos podrían alcanzar una alianza, pero tampoco les garantizaría una mayoría absoluta, por lo que, de no ser por el apoyo de los macronistas, algo a priori improbable, estarían relegados a la bancada de la oposición.

El líder de Los Republicanos, Eric Ciotti, ha lamentado la victoria de la izquierda y ha vaticinado que el gobierno de izquierdas «no será duradero» y no permitirá construir «una alternativa real». Sin embargo, ha emplazado a seguir trabajando para construir una Francia «más prospera, más poderosa, más justa, más fraternal, más allá de ese ejercicio necesario para garantizar la estabilidad política del país». «Nosotros tenemos que escuchar al país, mirar al mundo y a la realidad de trabajar para proponer a los franceses un proyecto coherente y sólido», ha indicado, asegurando que está listo para hacer ese trabajo.

Macron, sumido en la derrota y directo a la cohabitación

Con todas las dudas sobre la nueva formación de Gobierno y el terremoto político que se le presenta ya a Macron, la única certeza es que el presidente deberá asumir una cohabitación al tener que nombrar la próxima semana a un primer ministro de extrema derecha o de izquierdas, pero en ningún caso a un candidato de su partido.

Estos comicios, que el propio Macron adelantó tras el batacazo en las elecciones europeas del 9 de junio, evidencian el desenlace de un macronismo que ha ido perdiendo fuelle, sin iniciativa política y en el que el presidente se ha ido alejando hasta el punto de que ha sido el gran ausente de la reciente campaña. Macron está acorralado por la izquierda y la extrema derecha y será en los próximos días cuando se vaya perfilando la nueva Asamblea Nacional y se decida el futuro Ejecutivo.

En algunas ciudades del país, miles de franceses han salido a celebrar la victoria de la izquierda, pero algunas de las manifestaciones han desembocado en enfrentamientos con las fuerzas del orden, como en Lyon, Rennes, Lille y Nantes, donde habían sido prohibidas, lo que ha provocado intervenciones policiales para desalojarlas con gases lacrimógenos.

Fuente: Ser100

Recommended Articles